BACK   ...the right site for fishing lovers

GIZANI / Ladigesocypris ghigii

Gizani "en"/Ghizani "it"/Ghizani "fr"/Γκιζάνι "gr"

Ladigesocypris ghigii* (Pisces, Cyprinidae), corrientemente llamado  “gizani”, es un pez de pequeño tamaño que vive exclusivamente en las aguas dulces de la isla de Rodas en Grecia. La denominacion, sea comun que cientifica, es derivada por el nombre del su descopridor, el prof. Alessandro Ghigi que lo recojò durante una serie de "Bùsquedas Faunisticas en las Islas Italianas del Egeo", a los primeros del 1900.

También puede llamarse un pequeño campeòn de supervivencia, ya que es capaz de vivir en los ríos y arroyos de la isla caracterizadas por condiciones ambientales muy  inestables, porque desbordan en invierno, pero se secan casi por completo en los meses de verano. Por tanto, su ciclo de vida es relativamente corto (en estado salvaje viven un promedio de tres años) se alimenta de una amplia gama de alimentos y se reproduce masivamente en primavera y verano.

Se considera una de las especies de peces de agua dulce mayormente amenazados por el peligro de extinción en Europa, desde el momento que una población (aquella del lago Nani) desapareció durante la última década, mientras que los restantes tienden a una degradación continua.

El Gizani está protegido y tutelado por la legislación tanto europea como Helénica. La especie esta citada con prioridad en la Apéndice II de la Directiva Europea por la Protección del Medioambiente (92/43 / CEE) y en el Libro Rojo de las Especies Amenazadas Helénica. También está protegido a nivel nacional por el Decreto Ministerial 67/1981.

Distribución Geográfica

El Gizani se encontró en la mayoría de los arroyos, ríos, manantiales y estanques de la isla de Rodas.

Algunas poblaciones de Gizani fueron descritos anteriormente en los ríos Lutanis, Gaduràs y Argiròs, en la zona de Psinthos (cuenca hidrogràfica del río Pelèmonis), en una reserva artificial de agua (fuente) en Agia Eleusa, en la zona de Asklipios (cuenca hidrogràfica del río Kòntaris), en el Lago de Nani, en los arroyos y en el lago artificial de Apolakkiá.

Investigaciones recientes (celebradas durante los muestreos realizados en el ámbito del programa Life -Naturaleza para el Gizani), han demonstrado la desaparición de esta especie en el lago Nani y la ausencia de la misma en el lago artificial de Apolakkiá, en los arroyos Platìs y Asklipiòs.

Las muestras cumplidas han confirmado su presencia en todos los ambientes acuàticos que quedan en el que se encontró. Nuevas poblaciones se han descubierto también en los arroyos Chas, Màkaris, Lardos (en la zona oriental de la isla), en dos pequeños lagos artificiales en la zona denominada Àtsaka (en el noreste de la isla), y en los arroyos Kremastinòs y Paradisiòtis (en la zona occidental de la isla).

Biologìa

El Gizani es un pececillo pequeño. Puede llegar a la longitud máxima de 10-12 centímetros, pero en la naturaleza la mayoría de los ejemplares miden 3-5 centímetros. Su peso es del  orden de unos pocos gramos. El color es gris plateado en el dorso y más claro en el vientre. En naturaleza vive un promedio de tres años. Es omnívoro y se alimenta de algas, invertebrados acuáticos y larvas de insectos.

El Gizani es resistente sea a bajas temperaturas invernales del agua (aproximadamente 10° C), tanto a las altas del verano (alrededor de 30° C). Prefiere agua corriente, pero no un flujo torrencial y por lo general se esconde en las orillas, entre las raíces de la vegetación acuática y tambièn  en los hoyos entrek  las rocas.

Esta especie se reproduce dos o más veces durante la primavera, pero a menudo la deposición dura hasta el inicio del verano. La duración de la temporada de reproducción puede variar en función del medio ambiente acuático y de los periodos. Por lo general, en los cursos con un poco de agua (por ejemplo, en los torrientes de Apolakkiá), sino también en las otras en el caso de años con poca precipitación, el periodo de desove se prolonga, a veces llegando al final del verano.

Supervivencia de la Especie

La supervivencia del Gizani està amenazada por la continua degradación del medio ambiente, debido a una combinación de causas, tanto naturales como humanas. En particular, la principal amenaza para el Gizani es la falta de agua, tanto por largos períodos de sequía que al aumento del consumo de agua (que se extrae de los ríos) durante el periodo veraniego.

La sequía es el resultado de las condiciones climáticas caracterizadas por precipitaciones insuficientes. Las laderas de las montañas, a menudo muy empinadas, obstaculan también la absorción del agua de lluvia y el enriquecimiento del subsuelo. El empobrecimiento de estas ùltimas es acentuada por la pérdida de bosques causados ​​por los incendios de los últimos años.

En los últimos años las aguas dulces de la isla, y en consecuencia los biotopos del Gizani, han alcanzado un estado de deterioro avanzado debido también a la intervención humana. El desarrollo del turismo ha resultado en un aumento considerable en el consumo del agua de la isla (la isla acogido 230.000 turistas en 1970 y más de 1 millón en 1990). Los consumos interno aumentaron tambièn significativamente (consumo diario aumentó de 70 litros en 1970 a más de 150 litros en 1994).

Los factores antes mencionados, junto con el consumo del agua (a menudo incontrolable) para la agricultura, son la causa principal de la alarmante disminución de las reservas de agua que provoca el agotamiento de la mayoría de los ambientes acuáticos de la isla. Los hábitats del Gizani están también amenazados por los vertidos de basura y escombros arrojados en las orillas de los ríos que cambian, entre el otro el curso natural, y las excavaciones del cauce del río para recoger arena y grava.

La mayoría de los ríos de la isla no estan particularmente contaminadas porque las áreas agrícolas están restringidos y los hogares desechos líquidos de los países vecinos son vertido en pozos negros. Como resultado del clima, de la geomorfología y de la intervención humana, los cursos de agua de la isla se transforman durante el invierno en ríos a caracter torrenciales, mientras en verano retienen sólo pequeñas cantidades de agua en algunos puntos.

Básicamente, en el caso del Gizani, el tamaño de cada uno de su población depende de la cantidad de agua disponible en el momento en cualquier ambiente en el que vive. El tamaño de las poblaciones disminuyen drásticamente durante cada estación seca.

Los ejemplares que logran sobrevivir, se reproducen masivamente en la primavera siguiente y, a menudo restauran numéricamente la población del verano anterior. Las pérdidas masivas que se producen cada verano, sin embargo, causan una disminución drástica de la variabilidad genética de la población. Esta última además constituye una ulterior amenaza para la población, ya que puede dar lugar al “colapso” genético y suya consecuente extinción.